Inicio > Instalación, Linux, Sistema Gráfico, Ubuntu > Instalación de Ubuntu 7.10 Gutsy Gibbon (RC)

Instalación de Ubuntu 7.10 Gutsy Gibbon (RC)

Capítulo 1: Así he instalado Ubuntu Gusty Gibbon (RC)

En este post voy a contar, o más bien, mostrar pantallazos del proceso de instalación de Ubuntu 7.10 Gutsy Gibbon (RC) y la solución y consejos de alguna que otra situación. El proceso no ha cambiado nada desde la versión anterior, y tampoco hay diferencias, evidentemente, según sea la arquitectura escogida (i386 para microprocesadores de 32 bits o amd64 para los de 64 bits). El proceso de instalación se resume en lo siguiente:

adelante.png

Así de sencillo, o no…

Contenidos

Equipos de prueba
Descarga y verificación de la suma md5 de la imagen ISO de instalación de Ubuntu
Paso a paso
1. Error en el reconocimiento de la resolución del monitor
2. Icono de instalación
3. Selección de idioma
4. Selección de la zona horaria
5. Selección del idioma del teclado
6. Preparar el espacio del disco
Ejemplo de Configuración Manual de las particiones
Ejemplo de Configuración Guiada de las particiones
7. Usuario principal del sistema
8. Migración de documentos y configuraciones
9. Resumen de la instalación
10. Reinicio del sistema

Equipos de prueba

He tenido la ocasión de acceder a dos equipos disitintos, y a cada cual le he instalado una versión con arquitecturas distintas (hay algunas diferencias, no en la instalación, sí en el tratamiento de algunos aspectos de la configuración posterior):

64bits.png

 

32bits.png

AMD Athlon 64 3000+ 1 Gbyte de memoria RAM Tarjeta de vídeo nVidia GeForce 7600 GS (G70) PCI-Express con 512 MBytes Monitor TFT de 17″ HP pavilion f1723 Placa base Gygabyte GA-K8N Ultra-9 con chipset nVidia nForce4 Discos duros: 1 de 120 GBytes Seagate SATA, 1 de 250 GBytes Seagate SATA Regrabadora DVD Nec Tarjeta de Sonido: Creative Soundblaster 128 PCI Webcam USB Logitech QuickCam Connect Teclado Logitech Cordless Keyboard S510 Impresora HP 930C USB   AMD Athlon 1000+ 512 Gbyte de memoria RAM Tarjeta de vídeo nVidia GeForce2 400 MX AGP con 64 MBytes Monitor TFT de 17″ HP pavilion vs17 Placa base Gygabyte GA-7IXEH con chipset VIA KT133 Discos duros: 1 de 40 GBytes Seagate ATA, 1 de 13 GBytes Seagate ATA Regrabadora CD Plextor Tarjeta de Sonido: Creative Soundblaster Live! PCI Teclado Logitech Cordless Keyboard Adaptador Wifi ZyDAS 802.11 b/g USB (proporcionado por Jazztel)

Es interesante tener en cuenta lo siguiente, ya que no he instalado Ubuntu de la misma forma:

Equipo de 32 bits

El disco duro principal, de 40 GBytes, está ocupado por ese otro sistema operativo. Como no es mío, le he añadido un segundo disco duro de 13 GBytes que tenía sin uso. Así que el asunto del particionado se resuelve fácilmente: dejar a Ubuntu que disponga de todo el espacio de este segundo disco duro.

Equipo de 64 bits

Los sistemas operativos están instalados en el primer disco, de 120 GBytes: Windows, openSUSE y una partición para los datos y configuraciones de los usuarios (/home). Una de las operaciones que realicé, al instalar Ubuntu, fue redimensionar la partición de openSUSE con el fin de dejar sitio a Ubuntu. Seguiré usando /home para ambos linuxes. Así que la cosa sigue como queda:

gparted-sda.png

Como mostraré más adelante, la elección del nombre con el que reconoceremos las distintas particiones (puntos de montaje) es sencilla desde la propia instalación.

Imágenes ISO y verificación de la suma md5… no es necesario pero sí conveniente

El método que escogí fue instalar desde cero, no el de actualizar la distribución desde la línea de comandos (tenía Feisty en su sabor UbuntuStudio instalado). Como comenté en el post anterior a éste, contar con una partición /home tiene la ventaja de que las configuraciones (preferencias) de los programas, datos y documentos seguirán ahí si se decide sustituir una distribución por otra. En apenas dos días estarán ya disponibles para descarga las versiones definitivas de Ubuntu Gutsy Gibbon. Sin embargo, para los impacientes como yo, valga esta dirección (servidor en Francia). El siguiente paso es crear el CD de arranque.

Yo lo hice con K3b, ya que ofrece una funcionalidad interesante: calcula automáticamente la suma md5 antes de iniciar la grabación de una imagen ISO. Esto es un número hexadecimal largo (128 bits) e incomprensible que podemos comparar con el que existe en la página de descarga, de manera que, si coinciden el de la versión que ya descansa en nuestro disco duro con la publicada en el servidor, es que no se ha perdido nada en el camino. Con la velocidad de descarga actual es raro que se produzcan este tipo de fallos, pero no está mal la precaución antes de inutilizar un CD virgen con su cánon y todo. Tenemos ya la imagen ISO, por ejemplo, en nuestro escritorio. Vamos a quemarla con K3B situándonos sobre su icono y pulsando el botón derecho del ratón. En el menú escogemos la opción “Abrir con K3b”. K3b inicia inmediatamente el diálogo de grabación, pero calcula la suma de la que hablo, cosa que suele tardar un tiempo:

md5-en-k3b.png

 

notaNo es necesario esperar que K3b finalice el cálculo de la suma si no estamos interesados en verificarla. Para continuar la grabación basta con dar al botón “continuar” y omitirá dicho cálculo.

Suma que, como podréis comprobar a continuación, coincide con el que aparece en la misma página de descarga. Desplazaos hacia bien abajo en ella, donde veréis un listado de archivos. Arriba del todo, veréis un icono como este:

md5sums-en-la-web.png

Pulsad sobre el vínculo MD5SUMS y aparecerá un listado con las sumas de verificación de todos los archivos que contiene el directorio. En concreto, el que busco está recuadrado:

ubuntu-beta-md5s.png

No es necesario comprobar dígito a dígito: es suficiente que el principio y el final coincidan. Si no coinciden lo más recomendable es volver a descargar la imagen, preferiblemente desde otro servidor. Si le tenéis tirria a K3b, no lo queréis instalar o preferís la aplicación que Gnome trae por defecto (creador de CD/DVD) basta con escoger esa opción en el menú contextual sobre el icono y seguir los pasos indicados. Si previamente queréis comprobar la suma de verificación, utilizad el programa md5sum en consola de la siguiente manera:

md5sum ubuntu-7.10-desktop-i386.iso

 

notaRecordad que, como en muchos comandos en consola, si pulsáis el tabulador se pone en marcha el autocompletado de nombres, así que no tendréis que escribir todo el nombre del archivo (sería algo así como escribir “md5sum ubu[tabulador]“).

También os valdrá con:

md5sum *.iso

Si lo habéis descargado en Windows podéis hacer uso de casi cualquier programa de grabación. Los hay gratuitos, como CDBurnerXP. Para verificar en Windows la suma md5, tendréis que descargaros un programa como MD5Summer.

Al grano: el paso a paso
Reiniciado el ordenador con el CD recién grabado dentro comienza primero la ejecución del sistema desde el propio medio extraíble, en lo que se conoce como modo live: un sistema operativo completamente funcional que no necesita instalarse ni modificar nada en nuestros discos duros y que funciona utilizando la memoria RAM y el propio CD. La contrapartida es que su funcionamiento es sensiblemente más lento; su ventaja, que podemos probar la distribución antes de instalarla e incluso recurrir a ellas para rescatar datos de algún sistema “perjudicado”.

paso uno Arranque desde el CD de Ubuntu

La primera pantalla que veremos será esta:

el CD de Ubuntu recién arrancado

Ya hemos advertido que no podemos utilizar aún el ratón, así que tendremos que hacer uso de las teclas de dirección y la de Intro, además de las teclas de función. Y lo primero que haremos será ponerlo en español. para ello pulsamos la tecla F2 y, maniobrando con las teclas de dirección, señalamos la entrada pertinente en el menú que aparece y pulsamos Intro:

Selección del idioma de instalación

Con todo ya en nuestro idioma, podemos escoger la resolución con la que se ejecutará Ubuntu en el siguiente paso. Podemos escoger la que sabemos que es la correcta, según nuestro monitor. En este caso, por ejemplo, 1024×768. Lo hacemos pulsando la tecla F4:

Selección de la resolución de la pantalla

 

 

¡atención! En el caso de que cometamos un error, como por ejemplo, escoger una resolución mayor de la que nuestro monitor puede ofrecer, Ubuntu tratará de utilizar una menor, como la de 800×600. Esto también ocurre cuando, a pesar de que el monitor es capaz de utilizar la resolución escogida, no ha sido correctamente reconocido, o bien pase algo similar con la tarjeta gráfica y driver genérico escogido. En la mayoría de los casos será posible, una vez cargado el entorno gráfico, ajustar la resolución correcta con las herramientas disponibles en el menú Sistema.

Nos aseguramos de que la primera opción del menú, Iniciar o Instalar Ubuntu está resaltada (si no lo está nos movemos con las teclas de dirección) y pulsamos Intro. Nos encontraremos con el Ubuntu Splash (la pantalla que Ubuntu muestra para indicar que está trabajando en su inicio):

usplash, de Ubuntu: el sistema está arrancando

Y tras varios instantes (minutos), nos encontraremos con el escritorio de Ubuntu, listo para usar:

recien-iniciado.png

Ya estamos en el modo live. Aquí podremos realizar casi cualquier tipo de tarea y pasearnos por los menús y sus aplicaciones.

emblem-important.png La primera en la frente: la resolución no es la correcta

Si en el equipo más antiguo no he tenido ningún problema en este aspecto, en el caso de mi equipo de 64 bits sigo teniendo el mismo que ya tuve con Feisty: arranca en modo de 800×600 puntos. Parece ser que la combinación nVidia 7x + monitor HP f1723 no es una opción que facilite las cosas… Aunque la solución que propuse en este mismo blog sigue siendo válida, en esta ocasión me ha sido posible arreglarlo sin recurrir a la consola, aunque he tenido que dar algún paso más de la cuenta. He aquí el proceso:
1) Entre otros, existe un nuevo programa en el menú Sistema > Administración: se trata de Pantallas y gráficos (instalable también en Feisty como displayconfig-gtk). Cuando lo abrimos encontramos algo similar a esto:

Pantallas y gráficos: primer encuentro

 

 

Observad que Ubuntu no ha detectado mi monitor y, además, le ha puesto una resolución baja. Pulsando sobre el botón Modelo, accedemos a una vasta lista de monitores, entre las que se encuentra el mío:

preferencias-de-pantalla-y-graficos-seleccion-de-monitor.png

2) Pulso el botón Aceptar; de vuelta a la pantalla principal ya es posible escoger la resolución correcta de 1280×1024 puntos. Así que nada, a asignar:

Monitor y resolución correctos… manualmente seleccionados

notaLa lógica le lleva a uno a pensar que ha de pulsar el botón Test para comprobar que todo está correcto y la elección hecha funcionará bien, pero a mí esa operación me provocó el colapso del sistema gráfico. Afortunadamente, la combinación de teclas [Alt]+[Ctrl]+[Retroceso] reiniciará el sistema gráfico y volveremos en breves instantes al escritorio. Eso sí, puede que con alguna extraña resolución…

3) Después de pulsar el botón Aceptar, aparecerá una ventana que nos avisa de que, para que los cambios surtan efecto, debemos reiniciar la sesión:

displayconfig-gtk-advertencia-de-cierre-de-sesion.png

Podemos hacerlo desde el botón del panel de Gnome, desde el menú Sistema, o con la combinación de teclas [Alt]+[Ctrl]+[Retroceso]. Tras unos instantes nos devolverá a la ventana de login (ventana de entrada). Recordad, estamos en una sesión live y todavía no hemos configurado un usuario. Así que bastará con pulsar la tecla [Intro] para volver a ver el escritorio:

ventana de entrada tras cerrar sesión en modo live

Puede que, como en mi caso, os llevéis una sorpresa: el escritorio excede de los límites del monitor. Aparentemente ha cargado una resolución adecuada (el puntero del ratón es más pequeño y se ve mejor definido que antes), pero no aparecen los típicos paneles de Gnome (las barras de iconos que se sitúan arriba y abajo del escritorio). Si lleváis el ratón hacia el borde superior, comprobaréis que el escritorio “se mueve” y que realmente el panel está ahí. Eso es lo que se llama resolución virtual: es una manera de tener más espacio disponible en nuestro escritorio, función que ya se usaba desde los primeros tiempos del entorno gráfico de Linux. Quizás con éste gráfico logre ilustrarlo:

resolucion-virtual.png

Como puede que, como a mí, os interese más tener distintos escritorios virtuales (como en el caso del cubo) en lugar de una resolución virtual, tenemos que realizar una nueva operación.

4) Esta vez os aconsejo usar gnome-display-properties, única herramienta gráfica que teníamos disponible en anteriores versiones de Ubuntu (usar de nuevo displayconfig-gtk no me resolvió nada, al contrario). Lo encontramos en Sistema > Prefrencias > Resolución de la Pantalla. Con la resolución virtual me encuentro con lo siguiente:

Resolución de pantalla con tamaño virtual… sin saber que es virtual

Cambio a la resolución recomendada por el fabricante de mi monitor (1280×1024) y pulso el botón Aplicar. El monitor cambia de resolución y un nuevo diálogo nos solicita una decisión al respecto:

Conservar nueva resolución

Si todo ha ido bien y vemos el escritorio como queremos, pulsaremos sobre el botón Conservar esta resolución. Si, en cambio, no se ve bien, haremos clic sobre Usar la resolución anterior. En mi caso todo se veía ya perfectamente, así que pulso el botón Conservar… para mantener los 1280×1024 puntos. Todo resuelto, ya puedo instalar.

paso dos Localizar el icono del escritorio sobre el que tenemos que hacer doble clic para comenzar el proceso de instalación en nuestro disco duro es sencillo:

icono-instalar.png

paso tres Selección de idioma: si no hemos escogido antes, en el menú de arranque del CD, el español como idioma por defecto, ahora lo podemos hacer.

instalar-paso1-idioma.png

paso cuatro Selección de la zona horaria. Si hemos seleccionado Español y estamos en España desde un principio bastará con darle al botón Adelante, ya que la elección corresponde al uso horario de Madrid:

instalar-paso-2-zona-horaria.png

 

paso cinco Selección del idioma del teclado: también estará correctamente seleccionado (para la gran mayoría de casos).

instalar-paso-3-seleccion-del-teclado.png

paso seis Preparar el espacio del disco, paso también conocido como Particionado. Voy a explicar las dos opciones que he probado: la configuración manual y la Guiada. Esta es la ventana donde tendremos que escoger la opción:

instalar-paso-4-particionado.png

Ejemplo de Configuración manual de las particiones

Es la opción más compleja pero con la que podemos tener más control de lo que Ubuntu va a hacer con nuestro disco duro… porque lo vamos a hacer nosotros. Podremos hacer cosas como redimensionar particiones y crear nuevas a partir del espacio vacío, escoger qué particiones deseamos formatear, asignar puntos de montaje, etc. Dada la configuración de mi disco, ésta es la opción recomendada:

  • Ya existe una partición swap.
  • Una partición para XP que no quiero modificar.
  • Una partición para openSUSE que no deseo tocar.
  • Una partición Home donde están todos mis datos y configuraciones.
  • Un espacio libre donde instalar Ubuntu.

Como ya sugerí en mi anterior post, antes de ponerse a enredar con las particiones es más que conveniente hacer copia de todo lo que consideremos importante. Si no estamos seguros, lo sensato es reiniciar el ordenador con el sistema que tengamos y hacerlo. Para acceder al modo de edición de las particiones seleccionamos la opción Manual. Veremos que, después de unos instantes, el programa de instalación nos muestra una pantalla similar a ésta:

instalar-paso-4-g-formatear-particion-raiz.png

La imagen tiene truco, ya que está todo preparado para continuar la instalación. Como se puede observar, he asignado los distintos puntos de montaje (no había ninguno asignado) y he decidido que lo único que hay que formatear de la partición /dev/sda8 que, al tener el punto de montaje /, va a albergar el sistema Ubuntu. Baste de ejemplo lo siguiente para establecer puntos de montaje: Seleccionamos la partición elegida con el ratón y se habilitará una serie de botones en la ventana. Pulsamos sobre Edit Partition y aparecerá un diálogo:

instalar-paso-4-e-particion-home.png

En el campo punto de montaje escogemos la “etiqueta” que le corresponde. Antes de esta operación yo ya sabía que la partición de mis datos se situaba en /dev/sda7, por lo que la elección es fácil. Por supuesto, también conocía que /dev/sda1 corresponde a la partición de Windows (además, el tipo de sistema de archivo ntfs ayuda a identificarlo).

 

notaLo que quiero decir con esto es que, si tenemos muchas particiones o distintos sistemas, para evitar sorpresas desagradables, es tener anotados, con anterioridad qué particiones tenemos y a qué se corresponden. Una manera de hacerlo desde el propio CD Live de Ubuntu es ir al menú Lugares > Equipo e ir montando los distintos discos duros, ya que cada icono representa una partición (a excepción de la swap). Examinando su contenido podemos estar seguros de qué contiene cada una. Tras comprobarlo, es recomendable desmontarlas todas situándonos sobre cada icono de unidad y, con el botón derecho, escoger la opción Desmontar, antes de continuar con la instalación.

Si algún punto de montaje no aparece, o queremos crear uno distinto, podemos escribir directamente sobre el propio campo. Recordad que los puntos de montaje se traducen luego en directorios. Por ejemplo, quiero acceder al disco duro que me sirve de “almacenamiento masivo” y quiero que esté dentro de la carpeta “media”:

instalar-paso-4-c-escoger-punto-de-montaje-para-fat32.png

Normalmente, cuando vamos a instalar un sistema desde cero queremos que lo haga en un espacio limpio, para evitar que haya datos y configuraciones que acaben mezclándose con las nuevas y provoquen un comportamiento errático en nuestro sistema. Sí, hablo de formatear, y es posible escoger, desde la ventana del particionado, escoger cuáles de ellas vamos a vaciar del todo. En mi caso sólo me ha interesado formatear la partición / (llamada en linux “raíz”), y ninguna más. La partición swap será formateada de todas formas. Señalamos el recuadro que se encuentra a la altura de nuestra partición raíz en la columna titulada Format?. Pulsamos el botón Adelante y se nos preguntará si estamos seguros y que habrá particiones que se formatearán y perderán sus datos. Revisamos nuestras notas y continuamos la instalación.

Ejemplo de Configuración Guiada de las particiones Ésta es la opción ideal si tenemos un disco duro aparte que queramos dedicar a Ubuntu (como es mi caso) o si queremos tener sólo Ubuntu instalado; también es recomendable si es la primera vez que vamos a instalar Linux. Otras opciones guiadas que se proporcionan incluyen redimensionar la partición presente para dejar sitio a Ubuntu. En este caso, siempre es preferible desfragmentarlas con anterioridad si son del tipo NTFS (Windows 2000, NT, XP…) o FAT32 (Windows 95, 98, y todas las posteriores). Eso tendremos que hacerlo desde el propio sistema operativo. En mi caso Ubuntu ocupará un segundo disco duro de unos 13 GBytes, así que escogo la opción Guiado – utilizar todo el disco y escojo la unidad correspondiente:

instalar-particionado-del-disco-guiado.png

Pulsando Adelante damos permiso a Ubuntu para que asigne las particiones a su conveniencia. Sin que intervengamos, creará una partición swap teniendo en cuenta la memoria RAM de que dispongamos (en mi caso, con 512 MBytes, la partición swap ocupa 600 MBytes), y otra, la raíz, en la que situará la carpeta /home. Seguimos Adelante y continuará la instalación.

paso siete Migración de documentos y configuraciones. Si tenemos algún Windows instalado, o incluso otro Linux, aparecerá este cuadro. Básicamente, si seleccionamos la opción, se copiarán los archivos que existan en Mis Documentos, los favoritos de Firefox, configuración de correo, etc. En la parte de abajo de la ventana ya podemos crear un usuario, usuario al que se copiarán esas configuraciones.  Si hacemos esto el siguiente paso no será necesario.

instalar-paso-5-migracion-de-documentos.png

paso ocho Usuario principal del sistema. Es aquí donde escogemos el nombre de usuario y su contraseña. Además, podemos asignar un nombre a nuestro equipo, para que sea fácilmente reconocible en la red local.

instalar-paso-6-crear-el-nuevo-usuario-b.png

Si tenemos ya un usuario creado en una partición /home podemos añadir uno aquí con el mismo nombre para que utilice dicho directorio y todos los archivos de configuración y preferencias que contiene. Eso sí, esta operación puede dar algún problema si la versión de la distribución que estamos instalando es muy distante a la que teníamos, o incluso si es otra. También habrá ciertas dificultades si, por ejemplo, las distribuciones son distintas. Un aspecto importante de este usuario que creamos desde la instalación en Ubuntu es que hará las veces de Superusuario del sistema: su contraseña es la que habrá que utilizar aplicaciones de administración; en Ubuntu no existe una cuenta de usuario root como tal.
paso nueve Resumen de la instalación. Como indica la ventana, todo está listo para instalar. Ubuntu nos presenta un resumen de lo que se va a hacer, incluyendo el formateo de particiones si así lo hemos decidido:

instalar-paso-7-resumen-de-instalacion.png

Lo que resta es esperar a que se instalen los paquetes, lo cual llevará cierto tiempo. Como estamos en un entorno “Live”, podemos ejecutar ciertas aplicaciones, por ejemplo, el Mahjjong, 😉

jugar-al-mahjong-mientras-instalas.png

paso diez Sólo resta Reiniciar el sistema, escoger la opción correcta en el menú de arranque y comenzar a configurar aspectos como la conexión de internet, la impresora, etc.
Pero eso será otro día…

 

 

Anuncios
  1. Albert
    octubre 30, 2007 en 12:26 am

    ¡¡¡¡Hola!!!! Encantado, soy Albert, tengo 17 años y buscando información sobre el nuevo Ubuntu 7.10 me he topado con este post tuyo :O ¡¡¡Uffff!!!!! ¡¡¡Vaya tutorial :D!!! Felicidades 😉 . Hace cosa de dos meses me compraron un ordenador nuevo puesto que el otro me petó y estoi cansado ya de Vista, de XP… Estoi planteándome el volver a GNU/Linux (Estuve un par de años con Debian y Ubuntu) y viendo tu tutorial lo veo todo mas claro 🙂 gracias de todo corazón 😉 . Lo que no se, es el tema de las resoluciones como irá; cuando me petó el ordenador antiguo e incluso ahora, uso un monitor LG Flatron L1510S de 15″ así que no sabría decirte como me ha ido la experiencia de usar Ubuntu 7.10 🙂 Haber si en estos dias de fiesta me replaneto el ponerme todo esto en órbita 😀 . Lo que no se ahora con el nuevo pc que hacer… si ponerme la edición de 32 bits o la de 64 puesto que tengo un Core 2 Duo a 2 GHz.. Por una parte dicen que el tema de flash está un poquito mal pero por otra dicen que el rendimiento es pasmoso O.O… Veo que tienes mucha idea en el tema y que has probado en ambas arquitecturas 🙂 ¿Cual sería tu recomendación? Desde ya mismo muchas gracias por el tutorial otra vez 😀 y ya miraré haber como funciona Ubuntu en el pc este 🙂

    Saludos desde Barcelona ^^

  2. octubre 30, 2007 en 10:27 am

    Albert: Por lo que he visto hasta ahora, en el poco tiempo que llevo funcionando con Gutsy es que me está gustando, por lo que lo recomiendo vivamente por encima de Feisty. En cuanto al rendimiento según la plataforma (32 o 64 bits) sí he “notado” (son sensaciones personales, no basadas en datos) que la de 64 bits va más rápida según qué tareas (por ejemplo, conversión entre formatos de vídeo) que la de 32, aunque tareas habituales, como usar un navegador de internet, no se diferencian en nada. Estoy sopesando hacer una comparativa de rendimiento en mi propio equipo… a ver cuándo saco tiempo… 😉

    La desventaja de la plataforma de 64 bits es que requiere un esfuerzo “extra” para configurar ciertas cosas que en las de 32 resultan transparentes: instalar programas de código cerrado que no tienen versión de 64 bits (aquí encontrarás guías para el plugin de flash o skype), algunos drivers de dispositivos (por fortuna, no he tenido problemas en este apartado…). En conclusión, cabe decir que la versión de 32 bits te asegura una experiencia más cómoda, aún a riesgo de perder un poco de rendimiento (en el mejor de los casos, no superará el 20% de mejora, según he leído en alguna parte que no recuerdo… ).

    El asunto del plugin flash que mencionas tiene una muy fácil solución en Gutsy 64, por fin. En Feisty había que hacer alguna “cabriola”. Puedes ver esta entrada para comprobar que ahora es tan sencillo como en cualquier otro sistema operativo. Claro que este sistema tiene sus detractores, y prefieren usar la solución que publiqué para Feisty.

    Tu monitor: no está listado en la base de monitores que trae Pantallas y gráficos (displayconfig-gtk); sí existe un modelo que parece similar, que es el LG L1505S. En todo caso, lo importante en el caso de los monitores son los datos de refresco, que puedes obtener de la página del fabricante. Una vez anotados, podrás añadirlos a mano (bien editando el archivo xorg.conf, bien usando sudo dpkg-reconfigure xserver-xorg, bien añadiendo tu modelo a la base de datos del propio Pantallas y Gráficos… aunque cualquiera que haya leído este apartado de mi guía sabrá que no le tengo especial cariño a esta novedad de Gutsy…

    La mejor opción en el caso del monitor, ya que aún no has instalado Gutsy: prueba el CD de instalación, así sabrás y podrás hacer pruebas con la configuración del mismo sin problemas.

    Suerte, y bienvenido de vuelta a Linux 🙂

  3. hsarmmiento
    marzo 21, 2008 en 5:00 am

    Me gustaria una orientacion de como configurar el internet, tengo instalado el ubuntu 7.10 y o he logrado hacerlo

  4. Miguel Ramírez
    junio 23, 2008 en 4:37 am

    Hace tiempo que estoy tratando de instalar el Ubunto 7.10, pero por mas que parece tonto, no lo he logrado… Cual es el problema…

    Tengo una PC Intel Pentium Dual Core, con Mon. LCD AOC 17″ widescreen (resolución maxima de 1440×900), Tarjeta grafica integrada en una Placa Asus. Cuando inserto el Live CD, y sigo el tutorial, selecciono el idioma Español y la resolución a 1024×768, luego en la primera Iniciar o Instalar, para que incie…. luego de que termine de cargarce esa barra anaranjada, se escucha un sonido de como que se está inciado el SO… pero no sale nada en la pantalla, mas bien sale un mensaje del monitor que dice Input not supported.

    Evidentemente menciona que la resolución de entrada no es soportada, pero ese no es el problema…porque como ya mencioné el Monitor soporta hasta 1440×900…

    El mismo problema tube con otra máquina con caracteristicas similares… y lo mismo…

    Entonces lo que hice fue, instalar en una máquina virtual sobre el Windows XP, y allí pude ver cual era el problema…. en el momento que suena esa musiquita de inicio, la pantalla de la máquina virtual toma la resolución de 1600×1200, y que conste que he seleccionado al inicio de todo el proceso la resolución de 1024×768, pues esa resolución no soporta mi Monitor LCD…

    Como hago para que no inicie con esa resolución, has mencionado que el Ubuntu asume una resolución más bája si el monitor no lo soporta, pero parece que en mi caso eso no lo hace, tal vez no lo reconoce a mi monitor.

    Pero al probar en la otra pc, con un monitor CTR de 15″, pues pasa lo mismo, allí es mas evidente el problema porque se nota la imagen descompuesta disparandoce por todos lados.

    He probado utilizando la opción de Modo de gráfico seguro, pero me da el mismo problema… tambien en la máquina virtual sigue tomando la resolución 1600×1200.

    Ha ver quien podría darme una solución, sin tener que hacer una serie de combinaciones de tecla para acceder a Preferencias de Configuración de Pantalla, y modificar la opción a una resolución inferior; a siegas?

    [miguelramirez arroba hipuu punto com punto py]

  1. octubre 21, 2007 en 1:29 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: